El qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué de los aceites esenciales.

Por HC Alex Palombo

Pionero en Colónicos® en México, fundador del Centro Internacional de Hidroterapia de Colon desde el año 2000, Health Coach Especialista en BioDesintoxicación Transformacional y en aceites esenciales de grado terapéutico. Alex es también Autor Best Seller de “Soplarás 120 Velitas”y miembro fundador distinguido de la AHCUM.

Síguelo en YouTube, Instagram, Facebook, Twitter, LinkedIn & Spotify como @AlexDetoxCoach. www.colonicos.com





¿Qué es un aceite esencial?

Hay muchos regalos de la tierra que recibimos diariamente, aire, agua, alimentos, vida y uno que también es extraordinariamente excepcional: ¡Los aceites esenciales! son un regalo de la tierra para nuestra salud. Son la medicina natural de las plantas, compuestos aromáticos que se extraen de éstas. Son la medicina natural que da a la planta a posibilidad de sanar, crecer, regenerarse y existir al combatir bacterias, virus y enfermedades que atacan a las células.

Una gota de aceite esencial contiene cientos de compuestos únicos que ofrecen una química poderosa para combatir diferentes enfermedades.

Cuando le damos algo absolutamente natural a nuestro cuerpo, éste lo reconoce como propio. No sólo tratan síntomas, además trabajan a nuestro favor matando bacterias, inhibiendo la reproducción de virus, limpiando toxinas, destruyendo parásitos, oxigenando nuestras células y elevando nuestro sistema inmunológico. Es decir, trabajan en la raíz del problema a nivel celular.

Para todo lo que menciono es este artículo, es vital que sean aceites con Certificado de Garantía Total del Proceso que no contengan ningún aditivo, fertilizante, relleno; es decir, que sí sean puros, concentrados y no alterados de ninguna forma.

Los aceites esenciales de estas características, no se fabrican… se extraen directamente de las plantas.

¿Quiénes usaban y usan aceites esenciales?

Desde la antigüedad, los reyes y faraones usaban diariamente aceites esenciales para sus necesidades de salud y bienestar. Era lo que encontrabas en sus botiquines, se reservaban en muchos casos, sólo para los gobernantes e incluso los enterraban en sus tumbas como parte de sus tesoros.


Grandes civilizaciones reconocieron las bondades de los aceites esenciales, los ladrones de tumbas egipcias, a menudo robaban los aceites esenciales y no el oro. Hay antiguos registros en China que muestran el uso de aceites esenciales. Incluso Hipócrates, el padre de la medicina moderna, usó orégano en sus prácticas. Se utilizaron en la segunda guerra mundial para tratar las heridas de los soldados. Para no ir más lejos, al niño Jesús le fueron regalados incienso y mirra.

Hoy vemos que hay infinidad de estudios que documentan que los aceites esenciales 100% puros tienen la capacidad de detener potentes virus, aliviar dolores crónicos, elevar el estado de ánimo, restaurar células e incluso ayudar en el tratamiento de enfermedades mortales*.

Millones alrededor del mundo hemos comprobado en nuestras propias vidas y entorno todo ello. En mi caso, además, he podido incluso constatarlo en mis coachees. Puede ser usado por personas de todas las edades con el debido respeto de las diluciones adecuadas en cada caso y el respeto total del máximo diario permitido. Conozco muchas mamás que ha usado aceites en su embarazo, lactancia, para sus bebés y para ellas; siempre siguiendo las recomendaciones de cada caso.

¿Cómo se obtienen y se usan los aceites esenciales puros?


Un aceite esencial puro, debe provenir de plantas que hayan sido cuidadosamente sembradas, mimadas y cosechadas en la región de nuestro hermoso planeta en donde esa planta en particular tenga las mejores propiedades. Te pongo un ejemplo de la importancia que reviste esto. Una amiga mía, se fue a vivir una temporada a España y decidió llevarse semillas de chile mexicano para no extrañar su sabor. Las sembró y cuidó hasta que pudo cosechar unos hermosos chiles “mexicano-españoles” ¡que no picaban en absoluto! Eso es debido a las condiciones del clima, latitud, altura, calidad del sustrato, etc.

Cuando yo escuché por vez primera “aceites esenciales”, en lo único que pensé es “huelen rico” y efectivamente, me dieron a oler varios y reforcé ese dato, son para que huela rico. No imaginaba lo corto que estaba en mi primer juicio ni pensé que se volvieran parte de mis consultas diarias, de mi vida y la de mi familia.

Cuando tienes aceites de las características que te recomiendo puedes usarlos de 3 formas:

Arómatico

El aroma que emiten los aceites esenciales, que por cierto son compuestos volátiles, puedes apreciarlo directamente de la botella, ponerlo en las palmas de tus manos y aspirarlo, rociarlo en tu ropa de cama o usarlo en un difusor ultrasónico. Es importante que no los uses con velitas, a menos que lo único que busques sea su aroma, ya que el calor del fuego neutraliza sus demás propiedades.

Al usarlo aromáticamente, va directo a tu sistema límbico generando una respuesta inmediata.

Tópico

Puedes aplicarlos en puntos reflejo del cuerpo como columna vertebral, nuca, muñecas, timo, alrededor del ombligo, plantas de los pies o en la región en la que necesites, dependiendo lo que desees tratar. Es mejor usarlos con un aceite vehicular que permita que entre más fácilmente a tu piel para que en 20-30 segundos ya haya penetrado y 20 minutos después ya esté, a través del torrente sanguíneo, en cada una de las células de tu cuerpo. Además, hace un efecto de sellado para que no se escape de tu cuerpo.

Interno

Aquí sí debo ser enfático en el punto ya que no cualquier aceite puede ser usado de esta forma, si requieres información adicional, no dudes en contactarme. Si el aceite es realmente puro, está certificada la garantía total del proceso y las características de la planta lo permiten, también puedes usarlo de forma interna. Es decir, tomarlo directamente, mezclarlo con algún tipo de leche vegetal para mejor integración e incluso hacer cápsulas, supositorios y óvulos.

¿Cuándo se usan aceites esenciales?

Yo uso aceites esenciales todos los días para mi cuidado personal, subir el estado de ánimo, cocinar, aromatizar, para mis bebidas, cuidar mis cosechas, con mis coachees e infinidad de usos más. Siempre hay un aceite adecuado para cada momento y ocasión.

¿Dónde utilizar aceites esenciales?

Baño, cocina, sala, comedor, oficina, pañalera, portafolios, eventos, buró, botiquín… you name it!

¿Por qué usar aceites esenciales?

Sorprendentemente, en muchos casos son más rápidos, seguros, efectivos y económicos que los productos sintéticos o farmacéuticos.

Ningún laboratorio, por avanzado que sea, puede reproducir fielmente ningún aceite esencial que nos de la madre tierra.

Mejora tu vida y la de los tuyos gota a gota…

…para que todo salga bien!®

* University of Brighton, Arthritis today, PubMed, BBC News, Thieme, Ingenta Connect.

21 vistas