Familia y niños saludables


Siempre he escuchado que es más fuerte el ejemplo al educar que lo que podamos decirles a nuestros hijos. Y desde que empecé a hacer cambios en mi estilo de vida me di cuenta de esto… los niños son unas “esponjas” y todo lo que están viviendo lo

están aprendiendo.

Me llamó mucho la atención cuando mi hijo mayor fue a la “tiendita” de la esquina con mi esposo, y él me contó que Bruno ya no supo que escoger porque todo lo que había tiene mucha azúcar. No cabe duda que los papás tenemos un papel súper importante en la formación de hábitos de los niños, ya sean saludables o no, que los acompañaran toda su vida.


Antes de ser Health Coach, yo no era tan consciente de cómo estos hábitos podían afectar a mi hijo, y como mamás no hay duda de que queremos lo mejor para ellos y nunca haríamos algo por provocarles alguna enfermedad, sin embargo, en México, tenemos el primer lugar en obesidad infantil, y la diabetes y otras enfermedades están en grado de epidemia en nuestros niños.

Definitivamente, mi creencia es que hay una falta de información sobre los alimentos, mucha publicidad que hacen ver bien alimentos que no son buenos en lo absoluto, una mala regulación en el etiquetado de los productos, pocas alternativas saludables para comer fuera de casa, y podríamos seguir con la lista.


Y hablando de falta de información, me llamó mucho la atención que en la cafetería del colegio, una de las mamás escogió el menú para su hijo, tratando de balancearlo con algo de proteína y carbohidratos, y también comentó que los niños del equipo de futbol tuvieron la oportunidad de platicar con un jugador profesional, y que sus consejos en alimentación fueron que ellos que podían comer pizzas, hot dogs, y hamburguesas… al fin que ellos no engordan tan fácilmente. Y lo que más me hizo abrir los ojos y la boca, es que otra mamá le contestó que tenía razón, que no tenían edad para estarlos poniendo a dieta de verduras… nuestra creencia es que el comer frutas y verduras es estar a dieta, cuando estos alimentos deberían ser la base de nuestra alimentación, junto con otra lista de alimentos integrales.

Es normal que los niños estén expuestos a alimentos como pizzas, dulces, procesados, pero lo que es importante es que ellos sepan que eventualmente los podrán comer, pero que los eduquemos para que hagan elecciones mas sanas.


Los niños aprenden muy fácilmente, y el hablarles con analogías o pequeños cuentos, puede ser muy útil. Yo utilicé el hámster que es la mascota de mi hijo. “Imagina que a partir de hoy, tu le das a tu hámster chocolates, dulces y papas fritas, en lugar de su alimento, sus manzanas y otras verduras que le das… que le pasaría? Crees que se enferme? Cómo te sentirías si el se enfermara? Pues quiero que entiendas que tu eres mi hámster, y nunca haría algo para que tu estés mal.


Lo que a mi me funcionó cuando empecé a hacer cambios en mi alimentación y en las opciones que les preparaba a mi familia, era pensar en la forma más natural en que cada alimento se encuentra, es decir… de la manera en como se encuentra en la naturaleza. Ejemplo, el arroz se encuentra en su forma integral, no con el grano limpio, lo mismo pasa con la azúcar, y harinas refinadas.


Esto me ha ayudado cada vez más a eliminar alimentos procesados de nuestra alimentación, y tener una dieta más “limpia” y más saludable. Si te gustaría empezar a hacer cambios hacia una mejor alimentación, busca a un Health Coach que te lleve de la mano para hacer esta transición de manera fácil.


Por Ana Claudia Health Coach

@ac_healthcoach18

www.anahealthcoach.com.mx

5 vistas