¿Qué habita en tu cuerpo?

¿Alguna vez te has preguntado qué o quién habita tus cuatro cuerpos (físico, mental, emocional y espiritual)?



Yo sí!!! Me lo pregunté hace algunos años cuando me di cuenta que mi cuerpo estaba totalmente habitado por mis creencias limitantes, por mi dinámica familiar, por mi genética, por mis circunstancias sociales e inclusive hasta económicas. ¿Te gustaría saber cómo es eso posible y a qué me refiero exactamente?


Tómate un minuto, respira profundo y concentra tu atención en tu interior…Y pregúntate…¿hasta el día de hoy tienes el cuerpo que quieres tener?, ¿habitas acaso el cuerpo físico, mental, emocional y espiritual que tú quieres o el que todo un sistema multifactorial ha creado a tu alrededor?


Cuando te digo que quién habita tu cuerpo me refiero a que si hoy caminas, piensas, comes, lees, escuchas lo que tú escoges de manera consciente o simplemente te dejas llevar por todo ese ruido exterior… por la moda, por el deber ser, por el qué dirán, por lo que viste en casa, por lo que dicen tus padres, por lo que hacen o siguen tus amig@s, por lo que ves en internet, por lo que lees en las revistas, por que así lo aprendiste, porque es lo más cómodo o simplemente porque nunca antes te lo habías preguntado?


Hemos otorgado el poder de habitar nuestros diferentes cuerpos, nuestras decisiones y elecciones a una serie de creencias limitantes aliadas al ruido externo que no nos deja escuchar nuestra voz interior.


Esa voz clara, profunda, sabia y delicada que hace la función de consciencia y congruencia. Al tener tantos distractores en medio de tanto ruido, apagamos poco a poco y con el paso del tiempo esa voz interior que claramente sabe qué es todo aquello que nuestro cuerpo necesita.


La palabra habitar viene de vivir de manera habitual, de hacer tu morada. Con este significado tan profundo y tan fuerte, no te parece indispensable que seas TÚ quien habite tu cuerpo, desde el amor propio, la compasión, la consciencia y desde un lugar de absoluto compromiso, respeto y responsabilidad? Si el morar o vivir en tu cuerpo significa repetir reiteradamente ciertas conductas…. ¿Porqué no convertir esas conductas en hábitos de bienestar para habitarte saludablemente?. Estar saludable significa permanecer en un estado de equilibrio en nuestros diversos cuerpos (físico, mental, emocional, espiritual y porqué no, hasta en nuestro cuerpo financiero). Estamos hoy en tiempos de retomar nuestro poder…el poder de habitarnos en un mundo interior de bienestar, armonía y paz a pesar del barullo exterior. ¿Y porqué digo que hoy es el tiempo perfecto?, porque todo lo que nos incomoda, como hoy la pandemia, nos permite pararnos y re-ubicarnos en un lugar de oportunidad.

Observar los beneficios de la conciencia del cuerpo que habitamos nos permitirá sobrellevar de una mejor manera el encierro con nosotros mismos, al cual nos encontramos sometidos. Habitarte significa ir más de lo que sólo tu mente piensa, es contemplarte como un todo para entender la trascendencia que tiene la sinergia entre tus diferentes cuerpos. A través de la auto observación, es posible que logres nuevamente escuchar esa voz interior acallada que te permita sentirte segura o seguro en tu propio cuerpo. Si tú no habitas tu cuerpo, entonces no te estás habitando. Es decir, que estás pero no de manera consciente y presente. Quizá estás en una presencia sin propósito alguno. Mirar hacia tu interior y reflexionar qué o quién habita tu cuerpo es lo que te puede ayudar a reparar, a recuperar el poder para vivir en un estado sostenido de reconexión. Y vivir en ese estado te permitirá anclarte, enraizarte para lograr habitar el cuerpo físico, mental, emocional, espiritual y financiero que siempre has querido…. ¿Alguna vez te has preguntado qué o quién habita tu cuerpo? ¿Cuál es tu diálogo interno? ¿Qué te repites todos los días o qué dejas de decirte?

DESCÚBRELO CONVERSANDO-TÉ


Atziri De la Garza

IG yFB @nutricionholistica.coaching

www.atzirinutriholistic.com


4 vistas0 comentarios